lunes, febrero 17, 2014

La revolución traicionada; o, cuando lo que importa es quien está a la cabeza

Me pregunto qué piensan los estudiantes venezolanos, y cuáles son sus reclamos.  Cuál es la consistencia de sus reclamos, el sentido.

El círculo de violencia se puede ahondar hasta niveles insoslayables, hasta el punto en que se pierda definitivamente el origen de este y caiga en el abismo del más doloroso caos.

El movimiento estudiantil chileno es digno de reconocimiento a nivel mundial.  Sus figuras, plenas de sentido honorables, bregan por una educación que sea de responsabilidad del estado, gratuita y de calidad.  En este sentido, la educación debe ser un derecho y no privilegio de aquellos que puedan pagar.  Esta educación gratuita y de calidad debe ser garantizada para todas las chilenas y chilenos y quienes vivan en nuestro país y, esto, está ligado profundamente, a un necesario cambio de una constitución antidemocrática.

Este sentido trasciende incluso, a nuestras limitadas fronteras.

Si bien, esta lucha surge en un contexto de avance hacia niveles de mayores libertades y, que tiendan a lograr un mejor nivel  para el desarrollo a escala humana.

En Venezuela se da una paradoja.  La inestabilidad producida hace algunos años, es consecuencia de la gran inequidad surgida en un país con una riqueza petrolera enorme.  El punto de inflexión en esta contradicción, es por la explosión social abrupta y espontánea, donde no se vislumbra conducción política.

Lo que ocurre posteriormente, tiene que ver con la forma en que se tiene que resolver este conflicto, como se organizan las fuerzas sociales y políticas para enfrentar estas contradicciones.  En este barullo surge Chávez, con unos enredos que al fin de cuenta destacan dos elementos, uno interno y otro externo.  El interno es que logra imponerse Chávez con gran fuerza y apoyo del aparato militar. El otro, es que externamente existen intereses por impedir que ocurran cambios políticos-ideológicos profundos en Venezuela.  En este aspecto, desde Chile, surgen voces en esta línea, liderado por un personaje que no ha logrado trascender en el ambiente político y que se mantiene en las sombras y , que de cuando en cuando, sale con alguna vociferación en defensa de derechos superiores y otras guifas, me refiero a Gutenberg Martinez.

En estos momentos, pareciera que en Chile se concentra la mayor vociferación en Contra de Venezuela.  Sin desparpajo, se elevan voces que lideran la visión comercial de la educación, donde la educación no es un derecho, si no, como dijera Piñera, es un bien de consumo por el cual hay que pagar.

¿Porque en Chile? … ¿será que tiene alguna reputación especial?, ¿Chile es un país ordenado, responsable, ecuánime?, ¿o será que se presiona para que sean la vos de aquellos a quienes se les debe algún que otro favor y prefieren permanecer en la penumbra?

Las dictaduras latinoamericanas se prepararon en la escuela de las américas en Panamá.  Desde ahí, surge la ideología de la seguridad interior del estado, dando por sentado que el  enemigo (del estado), se podía encontrar dentro del estado mismo, en medio del pueblo, de la ciudadanía.  Aquí en Chile, aún está latente esa idea, solo que sincréticamente se confunde con una clase conservadora que no quiere perder sus privilegios de clase que se cree heredera de la verdadera esencia de la patria.

El experimento llevado a cabo por los chicagosboy bajo la protección de las bayonetas de la dictadura conllevó al fortalecimiento de esa mirada de clase superior.  La propaganda en televisión donde se alababa a los empresarios como la fuerza y motor del desarrollo, da cuenta como se enquistó en la mente de muchos chilenos esa convicción.  La prohibición de la sindicalización permitiendo solo el funcionamiento de aquellos que ya existían, normando las negociaciones etc.

Venezuela comenzó un proceso de desconstrucción de toda esa imaginería oligárquica terrateniente, lo que implica obviamente, confrontar a aquellos poderes que se gestaron desde muchos años y se creen poseedores y dueños de la esencia existencial de Venezuela.

Es por este motivo que me pregunto ¿Cuál es la consistencia, el sentido verdadero y profundo que mueve a los líderes universitarios?

Oigo el llamado de Leopoldo Lopez, educado en el Kennedy School of Government, Kenyon College, Universidad de Harvard, y escucho un llamado hueco, sin sustancia refiriéndose a su lucha por un mejor país, ¿Cuál es ese país?, el de la educación gratuita y de calidad para todos los venezolanos?, o eso será un camino, un proceso hacia esa Venezuela?, ¿cuál es el cambio al que se refiere?, con respecto a lo que exige sobre los “actos de represión y tortura”,” con pruebas, desde su mirada, irrefutables”, la liberación de jóvenes detenidos, etc., ese llamado tan magnánimo y con el cual todos podríamos estar de acuerdo cuando esto ocurre desde un estado represor, pareciera ser la sustancia de su llamada.

Y que Venezuela propone Leopoldo López, la Venezuela de los oligarcas, la de los grandes negociados con la riqueza venezolana, una Venezuela de la impunidad para las corporaciones y grupos económicos?

El proceso venezolano ha sido difícil, cuesta arriba, cuando más se acerca a los grandes cambios es cuando se hace sentir con furibunda potencia, el poder de estos esquilmadores de los venezolanos de esta Gran Venezuela.

En lo personal no quiero para los ciudadanos venezolanos la confrontación odiosa y dañina, pero, tampoco quiero que estos poderes oscuros, nefastos y, que solo persiguen por sobre el daño que provocan, el beneficio personal o de una ideología neoliberal egoísta y espuria, consigan el objetivo de desestabilizar a como dé lugar un gobierno que persigue cambiar profundamente a Venezuela….

Se ven los tentáculos de aquellos que esgrimen el estandarte de la “libertad”, sin especificar a qué libertad se refieren.  Claramente son aquellos que quieren un mercado desregulado, donde los ciudadanos sean cual mercancías, tranzadas al mejor postor.  Son los chicagosboy clavando su puñal para someter a los sublevados que pensaron que Venezuela le pertenecía al pueblo …

Resiste Venezuela resiste…. Venezuela para los venezolanos…



****