lunes, octubre 12, 2009

“Encuentro de Poetas Mujeres Mapuche”

El haber asistido al “Encuentro de Poetas Mujeres Mapuche”, en el Centro Cultural España, fue un acierto enriquecedor. La alta convocatoria que tuvo el evento, denotó el interés que existe, en conocer la otra mirada que se expresa a través de la poesía mapuche.

Las diferentes voces que participaron, conformaron una sinfonía cosmogónica, donde se entremezclaron la geografía, el paisaje y, lo silvestre; ellas fundidas en ese espacio, su peregrinar hacia la ciudad y los aconteceres actuales que causan un renacer portentoso de sus creencias y sus luchas.

A Graciela Huinao la conocía desde hace algunos años, sabía de ella, así que, cuando vi su nombre estampado en esta invitación, esta sonó mas bien a una convocatoria, tenia que estar ahí, debía estar ahí ...

En alguna oportunidad, ella me trasmitió la historia Mapuche así como se la contaba su abuelo, era una historia de gente guerrera, combativa ...

En esta antología, “Hilando en la Memoria”, “Epu Rupa”, las catorce mujeres mapuche, comparten sus miradas, que surge desde la oralidad, transitando y plasmándola en la palabra escrita.

Nos hacen una invitación a interiorizarnos en la profundidad de sus sentires.

Graciela nos dice, “Afortunadamente me entregaron la visión y la palabra precisa para afirmar mi origen williche. Huinao viene de la unión del tigre y su garra; wili y nawuel (Garra de Tigre). Será por eso que me aferré tan fuertemente a la poesía y a zarpazos literarios me defiendo de la pobreza y la discriminación”.


El Último Enemigo

Graciela Huinao

Nada se llevaron mis muertos.

Confieso ser heredera

de sus misterios y sus porfías.

Me legaron el preciado bien de una sonrisa

y la sabiduría en el arte del trueque

a sabiendas que debía de canjearla

por algún ataque de angustia

o cuando el abandono apriete mi mano

siendo la única compañía que exista.

A la intemperie encontré sus secretos.

El más escondido estaba a flor de piel;

La rebeldía de sus mujeres ante lo prohibido.

Todo me dejaron mis muertos.

Sus miedos a las leyendas del campo

los sahumerios en mi cuerpo

para espantar el embrujo de algún personaje

arrancado de la mitología.

Antes de despedirse

ataron a mi discurso

el ancestral amor a la tierra

...... Leer Mas

.......