lunes, agosto 06, 2012

Pablo de Rokha ...




Epitalamio

Todo yo, todo yo me hice canciones en su actitud ancha; las palabras suyas son órganos míos; escribí tal tonada con la rúbrica policlínica de los llantos humanos sobre la tremenda roca macabra de los sepulcros; canté, canté a llamaradas, ardiendo, ardiendo a llamaradas canté.

Gemido de animal feroz enamorado, este “cantar de cantares” es la eterna canción, la eterna canción que nos enseñó alguien en los primeros tiempos y aun cantamos…

……