domingo, enero 06, 2013

La enfermedad mental del gobierno de reinventar la ideología de la seguridad interior del estado.



La dictadura se sostuvo bajo la constante idea del terror, un imaginario inventado y alimentado desde el estado, para justificar sus actos represivos ante cualquier atisbo de oposición al sistema  neoliberal impuesto bajo el poder de las armas.

Hoy, Chadwick nos dice que “nos enfrentamos a un enemigo poderoso”.  Esta ridícula frase, surge desde el poder mismo, un estado empeñado en convencer a la ciudadanía de que existe una organización poderosa, luchando contra un estado débil, sin poder para asegurar la convivencia en nuestro país.

¿Por qué razón este gobierno de ultraderecha se empeña en convencernos de aquello?

De todos es sabido que estos poderosos terratenientes, que de débiles no tienen nada, se han hecho de extensas tierras, a través del engaño y la violencia.  Esta violencia, de siglos, no ha sido perseguida ni denunciada por ningún organismo del estado.

Hoy, utilizan esta lamentable coyuntura, para justificar esta acción sistemática de violencia y represión en contra del pueblo Mapuche.  Al estado no le interesa resolver este tema histórico, porque estos mismos funcionarios, están vinculados a los usurpadores de las tierras del pueblo Mapuche, muchos de ellos usurpadores directos.

El estado, bajo el gobierno de piñera, ha profundizado este conflicto.  La política del laisser faire aplicado en todos los ámbitos, económico, educacional, salud y social, es una política de la avestruz que como una granada, le revienta en el propio rostro a los ineptos que gobiernan hoy este estado.

Es lamentable como en Chile se profundiza la Injusticia, en todo ámbito y, quienes procuran estos escándalos, no son sancionados por que están vinculados a una casta privilegiada por las leyes como son los destacados empresarios.

Dejar hacer, dejar que las cosas ocurran de cualquier forma, aunque en el camino queden muchos caídos, solo será un daño colateral al fluir del mercado.

El clamor del Pueblo Mapuche y de todas las razas originarias no es escuchado y no interesa al poder, a quienes se creen dueños de Chile.

El clamor de los estudiantes no es escuchado, es mas, es tratado despectivamente y hoy, vemos cuanta razón han tenido.

Este gobierno inepto, trata de justificar su ineficiencia tras la ideología de la seguridad interior del estado, tratando de hacer creer a los chilenos que estamos viviendo en medio de terroristas.   ¿Qué viene luego?, ¿la delación, el soplonaje, algo así como el apartheid o el accionar de las SS hitlerianas, o el sionismo? (aclaro, el sionismo como ideología, no es comparable al pueblo Judío, que como  otros grupos étnicos y religiosos, fueron perseguidos con la intención de aniquilarlos por el nacional socialismo hitleriano).

En relación al conflicto Mapuche por supuesto que hay un antes y un después.  Este conflicto fue creado por el estado de Chile, al ofrecer estas tierras a personas de otros países, para que fueran colonizadas, sin respetar a sus verdaderos dueños y, con esta acción, sumir a este pueblo, en un círculo de violencia que pareciera no terminar.

Este conflicto fue creado por el estado chileno y, el estado chileno debe resolver con justicia, respeto y reconociendo el derecho que tienen las razas originarias.

No queremos mas acciones represivas militarizadas.




****