miércoles, junio 19, 2013

La UDI y el Pago de Prebendas; José Kast y los DD.HH.

A mis 16 años, recuerdo como corríamos a ver los cadáveres que estaban tirados en Américo Vespucio, al lado del retén Los Pasos. Corrían los años 73-74.  En Maipú, cerca de una plazoleta conocida como los cañones, que da inicio al camino Rinconada, había un tranque, en ese lugar también se encontraron cadáveres.  Con mis primos íbamos a ver esos hallazgos, así como muchos vecinos y lugareños.

Los cadáveres que flotaban en el río Mapocho no se podían ocultar.  Chilenos de buen corazón trataban de hacer algo, cubrirlos por lo menos.  No había autoridades, carabineros o jueces que fueran a ver qué ocurría.

Los cadáveres eran botados en la periferia de Santiago, cerca de campamentos.  Hace mucho tiempo que me convencí que esto fue parte de una estrategia, la del terror, el amedrentamiento.  Una acción para someter a quienes se atrevieron a creer en un gobierno socialista, a quienes se atrevieron a creer que existía la justicia.

Los que vivimos esos años oscuros, tenebrosos, sabemos que esto fue planificado por seres oscuros y tenebrosos.

Hoy, esos personajes oscuros y tenebrosos tratan de justificar el horror, la ignominia.  Con la prestancia que les da su estirpe, defienden a quienes protegieron sus intereses, unas FF.AA. que sirvieron a intereses clasistas y extranjeros.  No podían permitir que unos roteques cuestionaran su poder, sus "derechos".

Hoy se escucha a un tal Kast (José Antonio), secretario general de la UDI (unión demócrata independiente) defendiendo a los oscuros y tenebrosos, a quienes propiciaron la represión, el asesinato, los desaparecimientos de personas, la tortura, el encarcelamiento, la deportación, actos que la humanidad ha repudiado al nazismo, aquí en Chile hay quienes quieren bajarle el perfil, tratarlos como exabruptos consecuencia de una situación circunstancial.

José Kast es un perverso, es parte de un club político que estuvo detrás de la perversión.  Sometiendo a los chilenos a sus ideas clasistas, generando un statu quo para mantener sus privilegios, tratando de pagar sus prebendas a quienes usaron las armas para realizar las peores tropelías, repudiadas por la comunidad internacional durante años.

¿Qué pasa?, ¿la mafia presiona para que cumplan la parte del trato que significó someter  a los chilenos por la fuerza de las armas, aplicando el terror, el asesinato, la tortura con el objetivo de mantener los privilegios de los que se creen dueños de nuestro país?.



******